miércoles, 18 de abril de 2018

XII Medio Maratón de Segovia

Las semanas van pasando muy rápido, y sin darme cuenta, el pasado domingo crucé la meta del cuarto medio maratón de 2018, y parece que fue ayer cuando me encontraba el pasado 04 de marzo, en la línea de salida del Medio Maratón de Salamanca, que era el primero de los cinco que iba a correr entre esa fecha, y el 22 de abril.

Preparado para la salida
Como ya sabéis, mi mayor reto, en lo que a marca se refiere me lo había planteado para el Medio Maratón de Valencia, el resto la idea era hacerlos intentando disfrutar lo máximo posible, y el del pasado domingo en Segovia, más aún, por dos motivos. El primero es que una semana antes había hecho el Medio Maratón de Madrid, y el segundo era que de los cinco, el de Segovia, sin duda, era el que tenía el recorrido más duro de todos, ya que tenía un desnivel acumulado positivo de 263 metros.

Recorrido Medio Maratón Segovia
Los dorsales se recogían en un pequeño local, por lo que no podemos hablar de feria del corredor, el precio de la carrera era de 16 euros, y había una buena bolsa del corredor con distintos productos de los patrocinadores de la prueba, y un buen avituallamiento final con agua, bebida isotónica, fruta, y medalla finisher. Además con el dorsal había distintos descuentos para museos, una visita guiada por Segovia, y acuerdos con distintos restaurantes que ofrecían un menú típico de Segovia.

La organización mandó un mail unos días antes en el que indicaban que la carrera tenía un recorrido exigente, bonito y con un final inigualable bajo el Acueducto de Segovia. La organización no mentía en nada, y mucho menos en lo concerniente al recorrido, un recorrido duro, exigente, con tres cuestas interminables, alguna de hasta tres kilómetros, que hacía que tuvieses que medir muy bien tus fuerzas. A ello, había que añadir que mucho recorrido se hacía por el casco antiguo de Segovia, lo que significaba correr por calzada adoquinada.

Altimetría Medio Maratón Segovia
Si en Salamanca el recorrido era muy bonito en su parte inicial, en el caso de Segovia era al revés, la primera parte, hasta más o menos el kilómetro 12, se hace por fuera de la ciudad, y a partir de ese kilómetro, que coincide con el primer paso bajo los arcos del Acueducto, se hace por el casco antiguo, y la zona más turística.

Como en anteriores ocasiones, nos desplazamos el día de antes hasta Segovia, y es que ya que hago la carrera fuera, mi mujer, el peque y yo aprovechamos para hacer turismo, aunque ya conozcamos la ciudad. En está carrera coincidí con dos compañeros de Forrest Gump Team, aunque en esta ocasión ninguno de ellos corría, ya que él iba de voluntario a la carrera y ella, al igual que mi mujer, a animar.

En un momento de la carrera
Como os he indicado antes, había dos condicionantes que hacían que no fuese a la carrera con la idea de llevar un ritmo fuerte, pero sí es verdad que tampoco quería dejarme llevar demasiado e irme muy por encima de 1h 50´, por lo que en el Garmin me puse el aviso de ritmo de 5:10 min/km, para no dormirme con el ritmo, e ir demasiado lento.

La salida, era muy bonita, ya que a nuestra espalda teníamos el Acueducto de Segovia, y también engañaba, ya que el inicio de la carrera era cuesta abajo. 

Primer paso por el Acueducto
En la salida me encontré situado junto al globo de las 2 horas, al que rápidamente pasé en la bajada, de aproximadamente un kilómetro, y eso que tampoco llevé un ritmo muy alto en ese primer kilómetro, lo hice en 5´12". A partir de ahí comenzamos una larga subida, de algo más de dos kilómetros, en ese tramo tenía a la vista el globo de 1h 50´, y decidí hacer la subida con el ritmo que iba marcando, manteniendo siempre la distancia. Pasado el kilómetro tres acabó la primera de las subidas que nos tenía preparada la organización, y a partir de ese momento, y hasta el kilómetro 8, prácticamente lo que hicimos fue bajar y bajar, hasta situarnos a la vera del río Eresma.

En esos kilómetros de bajada, las piernas me pedían más ritmo, pero mi cabeza me pedía que fuese cauto, ya que aún quedaba mucha carrera, y muchos kilómetros de subida, así que intentaba controlar el ritmo, aunque sin conseguirlo mucho, ya que los kilómetros 4, 5, 6 y 7 los hice en 4´52", 4´40", 4´45" y 4´45" respectivamente.

Encarando la recta de meta
Mientras corríamos a la vera de río, podíamos ver en lo alto de nuestras cabezas el Alcazar, y yo solo podía pensar, que teníamos que subir mucho en lo que quedaba de carrera, ya que un tramo de la misma se hacía dentro del recinto del Alcazar. Estos kilómetros junto al río alternábamos distintos tipos de suelo, desde asfalto a los adoquines, pasando por tierra o tierra con gravilla. 

Lo que quedaba hasta el kilómetro 10, era llano, algo de bajada, y una cuesta muy exigente, que era una antesala de lo que nos esperaba a partir del kilómetro 10. Decir que por el PK 5 pasé con un tiempo de 25´31", a un ritmo de 5:06 min/km, y por el PK10 pasé 50´46", a un ritmo 5:05 min/km.

Mordiendo la medalla finisher
Desde ese momento empezábamos una subida que se hizo interminable, salvo por algún pequeño llano que daba algo de respiro, y una pequeña bajada, los tres siguientes kilómetros tocaba subir y subir, y además en la primera parte de la subida, era una recta que podías ir viendo como la carretera cada vez se iba inclinando más y más hacía arriba. En ese tramo empezamos la visita turística al casco antiguo, hicimos el primer paso por el Acueducto, y encaramos dirección a la Plaza Mayor de Segovia, pasando por la Plaza de Juan Bravo, junto a la Catedral, y llegando hasta el Alcazar, haciendo un pequeño recorrido por su plaza. Un tramo de callejuelas, varios giros cerrados, zonas estrechas, zona de adoquines, donde todos buscábamos la acera para ir más cómodos, pero sobre todo, una zona muy bonita. Y sí esto no fuese suficiente, en ese punto me encontré en dos ocasiones con mi mujer y el peque, con mi compañera de Forrest que estaba animando, y con mi compañero que estaba de voluntario. 

Los kilómetros 13 y 14, fueron un continuo rompepiernas no solo por lo que os he comentado anteriormente, sino también, porque el recorrido pasaba de llano a bajada a cada instante, hasta el kilómetro 15, en el que de nuevo volvíamos a bajar. Por el PK15 pasé en un tiempo de 1h 16´31", a un ritmo de 5:06 min/km.

Medalla finisher del Medio Maratón de Segovia
Tras pasar por el Alcazar, nos dirigimos hacía la Puerta de San Andrés, y salimos del casco antiguo, encarando desde el kilómetro 16, la última de las subidas, que llegaría hasta el kilómetro 19, con un leve respiro, en modo de pequeña bajada, en el kilómetro 17. Una nueva subida que se hizo interminable y que machacaba una vez más las piernas, ya de por sí cargadas por los kilómetros. Por el PK20 pasé con un tiempo de 1h 41´45", a un ritmo de 5:06 min/km.

Los kilómetros 20 y 21, eran favorables, lo malo es que volvíamos a estar en el entorno del casco antiguo, volvíamos a correr sobre adoquines, recorrido con constantes curvas y a pesar de querer acelerar el ritmo, no terminaba de conseguirlo tanto como en el final del Medio Maratón de Madrid, aún así el kilómetro 21 lo hice en 4´38".


Tras un giro a derecha nos encontramos con la recta de meta, y el Acueducto al fondo, era un final de lo más bonito, una recta de meta llena de gente, entre los que también estaban mis dos compañeros de Forrest, mi mujer y el peque. La meta la crucé muy contento, había sido un medio maratón muy exigente, pero la había superado, y en un tiempo de 1h 47´02, tres minutos por debajo de lo que me había planteado.

Clasificación Medio Maratón Segovia