lunes, 8 de julio de 2019

Chicago, mi tercer major. Primera semana de entrenamiento

El año pasado me apunté al sorteo que te da la posibilidad de participar en el Maratón de Chicago, y tuve la suerte de ser uno de los agraciados, por lo que ya desde diciembre de 2018 tenía muy claro cuál sería el maratón del 2019. Con ello dejaba de lado la posibilidad de hacer el Maratón de Madrid, ya que este año tenía una cosa muy clara, no quería que me pasara como en 2018, que a menos de dos semanas para el Maratón de Nueva York, una sobrecarga en el psoas, estuvo a punto de dejarme KO.



Además de dejar de lado el Maratón de Madrid, este año tomé otra decisión, hacer menos kilómetros, pero aumentar la intensidad, es decir, hacer más calidad que cantidad, de ese modo he llegado a mitad de año, con casi cien kilómetros menos en las piernas que en 2018, y por el contrario, con mejores tiempos en todas las carreras en las que he participado, respecto al año pasado.

Como creo que es bueno ir cambiando cosas en los entrenamientos para que el cuerpo no se acostumbre y salga de su zona de confort, para este maratón he cogido otro plan de entrenamientos, que como siempre, he adaptado a mí, ya que es difícil encontrar planes de entrenamiento de tres días a la semana. Por un lado este plan tiene ritmos algo más intensos, alterna entrenamientos de series con fartlek, en los días de rodaje, también va alternando ritmos suaves, con rodajes más trabajo en cuestas, y las sesiones de fondo mantengo las sesiones a ritmo progresivo, con un ritmo algo más intenso.

He hecho el plan, con una semana de descanso, que coincidirá con la semana de vacaciones en la playa, donde no haré entrenamientos específicos, pero si quiero hacer algún rodaje, para no perder la dinámica. Por otro lado, mi idea, en la medida de lo posible, es hacer algún entrenamiento cruzado a lo largo del plan, por ejemplo esta primera semana, he aprovechado que el peque está en un curso de natación, y un par de días mientras le esperaba, me he metido a nadar. En otras ocasiones, intentaré hacer algo de bici junto a mi mujer.

Ahora paso a contaros los entrenamientos de esta semana.

Día 1.1- 8 kilómetros progresivos, empezando a 5´55” y acabando a 5´20”.

En esta ocasión no cumplí con el plan, ya que acudía al entrenamiento de Adidas Runners, y lo que hice fue un rodaje de 4,23 kilómetros, a un ritmo de 5:39 min/km, y trabajo de fortalecimiento.


Día 2.1- 15´ calentamiento, fartlek, 6´r + 5´l + 4´r + 3´l + 2´r + 1´l + 2´r + 1´l + 2´r, 6´enfriamiento.

Tras dos semanas sin correr, y dos meses sin apenas entrenar ritmos rápidos, sabía que los ritmos que me había propuesto (6´a 4:37 min/km, 4´ a 4:27 min/km y 2´ a 3:56 min/km) eran algo exigentes, ya que además había que añadir el calor, que tampoco ayuda mucho en estos entrenamientos. Así que cumplí con el entrenamiento, aunque no con los ritmos, aunque eso ahora mismo no me preocupa en exceso.


Día 3.1- 10 km ritmo progresivo, 2 km de 5´50” a 5´20”, 6 km de 5´20” a 5´05” y 2 km de 5´05” a 5´.

La primera sesión de fondo, es un poco light, ya que solo fueron 10 kilómetros, pero teniendo en cuenta que es la primera sesión, y que voy adaptando el cuerpo poco a poco no estuvo mal. Lo bueno es que estuve siempre cómodo, y que acabé con un mejor ritmo que el planeado.


Primera semana acabada, semana de adaptación, intentando despertar las piernas tras dos semanas de descanso, y en donde la acumulación de kilómetros ha sido baja, con sesiones amables, pero con una mentalidad muy clara, esto es una carrera de fondo, y hay que ir construyendo una buena base, para cuando lleguen las semanas de verdadera carga.