miércoles, 17 de enero de 2018

XV Carrera de San Sebastián

Tras un parón por las Navidades, ya he retomado los entrenamientos, y he participado en mi primera carrera del año, que aunque me ha llegado con apenas un par de entrenamientos, no se dio tan mal como en un principio podía pensar, salvo por algunos problemas de fondo que luego os comentaré.

Pasando por el photocall
La carrera se realizaba en Torrejón de la Calzada, uno de los últimos pueblos de la Comunidad de Madrid, ya pegando con la provincia de Toledo, y la organizaba Comunabike, uno de los patrocinadores de Forrest Gump Team, por lo que teníamos un descuento en la inscripción del 20%, así que la inscripción a la carrera nos costó 8 euros a todos los miembros del equipo que fuimos, y hasta allí nos desplazamos un total 37 corredores de Forrest.

De la retirada del dorsal no os puedo contar mucho, ya que la organización, al conocernos le entregó todos nuestros dorsales a uno de nuestros compañeros que vive cerca de Torrejón de la Calzada, y él fue el que el domingo antes de la carrera nos entregó la bolsa del corredor. La mencionada bolsa constaba de una camiseta, dorsal con chip, barrita y gel energético, y al acabar la prueba nos dieron avituallamiento líquido, de agua y bebida isotónica, y sólido, de fruta y rosquillas.

Recorrido
La carrera tenía dos distancias, una de cinco kilómetros y otra de 10 kilómetros, el recorrido era de cinco kilómetros, por lo que en función de la distancia a la que te hubieses apuntado, dabas una vuelta o dos.  En esta ocasión no era como la San Silvestre de Alcorcón, que sobre la marcha decidías que distancia hacer, en esta en la inscripción ya lo indicabas, y además había dos salidas, a las 10 horas para los cinco kilómetros y a las 10:07 para los 10 kilómetros.

El recorrido en su mayoría era llano, aunque tenía algunas zonas de falso llano en subida, y una corta pero empinada subida pasado el kilómetro 2 (y luego pasado el 7). Lo malo del recorrido es que era muy frío, tanto por la temperatura, como por el ambiente, ya que apenas había gente animando en todo el recorrido, y a esto había que añadirle que salíamos un poco a las afueras del pueblo, y por no haber, no había casi ni edificaciones en alguna zona.

Altimetría
Como en Navidad apenas había hecho kilómetros, lo único que me marcaba para esta carrera era bajar de 50 minutos. Es una marca que para los 10 kilómetros la tengo ya muy controlada, y suponía que, a pesar del parón, estar por debajo de ella sería posible. Ya habrá carreras más adelante para volver a intentar estar en 45 minutos o menos.

En la salida me coloqué con varios compañeros, a los que más o menos les puedo aguantar el ritmo, pero de primeras ellos empezaron muy rápidos, y antes de pasar por el PK1, les dejé ir, y menos mal que tomé esa decisión, porque el ritmo que llevaban era demasiado alto para mí, y es que, aún habiéndoles dejado ir, y habiendo acomodado el ritmo, por el PK1 pasé en 4´23”, también es verdad que en ese primer kilómetro había mucho tramo de falso llano en bajada.  El segundo kilómetro ya ajusté el ritmo, a un punto en el que fuese cómodo, en el que no me sintiese forzado, a ello ayudaba que más o menos ese kilómetro fue bastante llano, y era fácil mantener el ritmo. Por el PK2 pasé en un tiempo de 9´05”, haciendo ese kilómetro en 4´42”.

Pasado el kilómetro 2 nos encontramos con una subida, no excesivamente larga, pero si inclinada, era el único obstáculo importante que había en todo el recorrido, y la verdad es que se me atragantó un poco, ahí noté la falta de entrenamientos, y que con el parón he perdido algo de fuerza. Por el PK3 pasé en 14´04”, haciendo este tercer kilómetro en 4´59”.


Con el equipo
El cuarto kilómetro era un poco rompepiernas, no de mucho desnivel, pero nunca terminabas de ir en llano, y además, era por una zona desangelada, donde las edificaciones estaban en construcción, y donde hacía bastante frío. Aun así conseguí volver a poner un ritmo en el que me sintiese cómodo, y casi hice el mismo tiempo que en el segundo kilómetro. Por el PK4 pasé en 18´45”, haciendo el kilómetro en 4´41”.

El kilómetro 5 era algo más favorable, tenía varios tramos de bajada, no muy inclinada, pero lo suficiente como para correr más cómodo, aunque yo esos tramos en lugar de intentar acelerar, lo que intentaba era no forzar el ritmo, y seguir yendo a ritmo cómodo.  Ese quinto kilómetro lo hice en 4´40”, pasando por la primera de las dos vueltas en 23´25”. Así que, si nada se daba mal, bajaría de los 50 minutos sin problema.

La segunda vuelta noté la falta de entrenamientos y de kilómetros, la verdad es que es increíble como hace menos de dos meses hacía un maratón, y en esta ocasión, se me hizo largo un recorrido de 10 kilómetros. No es que fuese mal, pero me costaba más el ir cómodo, y cada vez que la carretera se inclinaba un poco, cedía demasiado en el ritmo, y me costaba luego recuperarlo, y a veces terminaba dejándome llevar. A este respecto creo que también influye mucho la mentalización, para esta carrera no tenía ningún test, ni ningún objetivo más allá que bajar de 50 minutos, por lo que al final, cuando la cosa se pone algo cuesta arriba, es fácil dejarse llevar.

Corriendo con el peque
El kilómetro 6 lo hice en 4´40”, esto es 17” más que en la primera vuelta, para pasar por el PK6 en 28´05”. Por el PK7 pasé en 32´53”, haciendo ese kilómetro en 4´48”, empeorando el tiempo de la primera vuelta en 6”. Por el PK8 el tiempo era de 38´01”, el tiempo de ese kilómetro 5´08”, esto es 9” peor que la primera vuelta, y siendo el único kilómetro que hice por encima de los 5´. El PK9 lo pasé en 42´46”, haciendo el kilómetro en 4´45”, en este caso, haciendo 4” más que en la primera vuelta.

En el último kilómetro intenté salir un poco del letargo, e intenté apretar un poco el ritmo, hasta que encaré la recta de meta. Ya sabéis que soy de los que disfruta de cada meta que cruzo, y que cuando puedo, lo hago acompañado de mi hijo. En Madrid es complicado por la cantidad de corredores que hay, pero en esta carrera apenas seríamos 300 corredores, por lo que mi mujer me dio al peque, hice unos metros con él en brazos, y luego le dejé en el suelo para entrar juntos en la meta. Ese kilómetro lo hice en 4´40”, el mismo tiempo que en la primera vuelta, para entrar en meta con un tiempo de 47´26”.

Cruzando la meta con el peque
Al final de la carrera, varias de mis compañeras subieron al pódium, siendo 2ª y 3ª senior, 3ª veterana y 3ª absoluta, y en chicos obtuvimos un pódium 3º senior. Y en lo que al grupo se refiere, nos dieron un premio por ser el club que más participantes tenía en la carrera.

Con el premio al equipo más numeroso
A nivel personal, contento, aunque no me noté del todo bien, y me vi falto de fondo, sé que es algo que con un par de semanas de entrenamiento cogeré, lo importante es que a pesar del parón y de la falta de fondo, de ritmo si me encontré muy bien, y me mantuve en tiempos de antes de Navidades, y lo mejor es que hasta septiembre de 2017 mi mejor marca en los 10 kilómetros era de 47´44”, tardé casi dos años en conseguir bajarla, y en cambio en las cuatro carreras que he hecho de septiembre a ahora, en todas he mejorado ese tiempo.

Resumén de tiempos